10 ideas para que tu hijo coma pescado

Los pescados constituyen una fuente importante de nutrientes necesarios para el adecuado crecimiento de nuestros hijos. En general, contienen un bajo contenido calórico y proporcionan proteínas, vitaminas y minerales necesarios para mantener una dieta saludable.

Son muchos los niños que se resisten a comer pescado por diferentes motivos. Contar con algunas ideas y trucos originales puede servirnos de ayuda para que ese momento tan importante que compartimos con ellos a la hora de comer, no se convierta en una guerra o conflicto difícil de resolver y que, a la larga, aumenta nuestra preocupación por no conseguir alimentarlos de forma correcta.

Si deseamos que nuestros pequeños coman pescado sin rechistar, aquí os dejamos algunos consejos:

  1. Es bueno que todos los miembros de la familia tomen los mismos alimentos. Si se sienten acompañados, fortaleceremos su convencimiento.
  2. A veces, conviene disfrazar un poco el gusto, pudiendo mezclar el pescado con otros alimentos que les agraden o cuyas texturas, olores o sabores, le resulten más apetitosos.
  3. Es preciso que a la hora de servir el pescado lo hagamos limpio de espinas. Suele ser uno de los factores que producen incertidumbre o miedo entre los más pequeños.
  4. Puede darnos buen resultado que les involucremos en la preparación de los platos. Es un excelente momento, a su vez, para enseñarles los valores nutritivos de lo que van a ingerir, su modo de preparación y el cuidado de todos los ingredientes para conseguir un plato riquísimo.
  5. Si disponemos de tiempo suficiente, podemos ir a comprar con ellos. De de este modo, pueden elegir y comprometerse más de lleno con su elección.
  6. Jugar puede ser muy positivo para aprender a familiarizarse con lo que se debe comer. Una buena opción puede ser contar historias divertidas, cuyos protagonistas son las diversas especies de peces que solemos tomar.
  7. La decoración es una excelente motivación. Modelar diversas formas, puede ayudar a que coman casi sin darse cuenta y a la vez disfruten del momento relajadamente.
  8. Tener una buena disposición para apoyarles en sus primeros pasos con la comida siempre es la opción acertada. La presión no es aconsejable a largo plazo, si deseamos disfrutar de resultados positivos.
  9. Debemos aprovechar los momentos en que tienen mucho apetito, para introducir las comidas menos aceptadas.
  10. Utilizar a sus personajes favoritos como ejemplo resultará muy convincente y atractivo para ellos.
    Con todas estas opciones, seguramente encontraremos alguna que nos ayude de manera eficaz a contribuir a una buena disposición de nuestros niños para tomar una dieta equilibrada.