12 ideas sencillas para que las comidas no se coman nuestro tiempo, nuestra salud y nuestras vacaciones

Nos vamos de vacaciones. Cuando tenemos niños, esto implicará planificación, imaginación y tomarnos tiempo para realizar acciones conjuntas, divertidas y, por encima de todo, no obsesionarnos con el tiempo si deseamos el tan ansiado descanso propio del periodo estival.

Durante el verano, es normal que las altas temperaturas nos provoquen fatiga. Un buen modo de combatir el cansancio es planificar los detalles de nuestra vida cotidiana. Aquí van algunos consejos prácticos que nos ayudarán a reposar más y a aprovechar mejor nuestro tiempo en familia.

  1. Un bueno modo de aficionar a los niños a las frutas es que ellos mismos las compren, las elijan en la frutería y cuando decidan tomarlas, enseñarles a cortarlas en dados pequeños, por ejemplo, para realizar una macedonia.
  2. Igual podemos hacer con las verduras, pero esta vez se pueden realizar deliciosos batidos o cremas que colocaremos en la nevera en pequeños recipientes y podremos consumirlas durante un par de días.
  3. Una forma ideal de dar salida a la comida sobrante, es realizar con ella riquísimas tortillas, de tal modo que aprovecharemos lo cocinado anteriormente y nos ahorraremos tiempo.
  4. Trocear las verduras de hoja verde, lavarlas, secarlas y conservarlas en frío, nos permitirá tenerlas perfectamente preparadas para utilizarlas en cualquier momento.
  5. Los zumos de fruta, que son muy saludables, los podemos congelar en vasitos y servirlos como sorbetes o helados.
  6. Los garbanzos son una solución muy saludable. Batidos con una pizca de sal y aceite de oliva, se convierten en una deliciosa crema para untar y comerla como tentempié en cualquier momento.
  7. Si lo que deseamos es comer en la playa o en la montaña cuando nos vamos de excursión, además de los tradicionales sándwiches, podemos tomar ensaladas variadas, rápidas de realizar.
  8. La comida a la plancha, tanto verduras como carnes y pescados, es muy completa y no requiere mucho esfuerzo.
  9. Las verduras al vapor, no solo son ligeras sino que pueden durar un par de días bien refrigeradas y nos ayudarán a pasar menos horas cocinando.
  10. Las gambas y los langostinos, que los podemos adquirir ya cocidos, pueden ser una buena opción.
  11. Muchos productos envasados nos servirán para realizar recetas sencillas sin mucho esfuerzo, con absoluta tranquilidad y garantía.
  12. Finalmente, el relax en verano no está reñido con una buena mesa servida en un restaurante. Dejémonos aconsejar y guiar también por buenos profesionales.

Todas estas opciones, pueden contribuir a que nuestro verano y el de nuestra familia pueda resultar atractivo, diferente y relajante.