Cómo conseguir una dieta rica en fibra para los niños

La fibra alimentaria es un componente importante de la dieta. Sin embargo, son pocos los niños que desean fervientemente tomar los alimentos que la contienen.

No es fácil inculcar a nuestros hijos los mejores hábitos. Por ello, es importante que estemos perfectamente informados de todas las opciones disponibles para poder ofrecerles variedad y sabrosas recetas, sin perder calidad.

La fibra se encuentra en las frutas, verduras y granos. El cuerpo no puede digerirla por lo que pasa muy rápido a los intestinos, sirviendo de ayuda para prevenir el estreñimiento. Es importante tomarla en cantidades adecuadas, entre 10 y 35 gramos según la etapa de la vida, siendo distintas las cantidades recomendadas para hombres y mujeres.

Los alimentos que contienen fibra son: las verduras, las frutas, los cereales, las semillas, las nueces y las legumbres.

Con este amplio abanico de opciones, son muchas las combinaciones factibles que nos permitirán cumplir con las dosis de fibra recomendadas para nuestros hijos. Como sugerencia podemos empezar el día desayunando cereales integrales con leche y una pieza de fruta de temporada; o una tostada de pan integral enriquecido con semillas y un buen vaso de zumo de naranja sin colar, para no quitar la pulpa. Durante la mañana podemos tomar nueces con miel o frutas deshidratadas, que suelen tener muy buena acogida entre los más pequeños. Al mediodía puede resultar muy nutritivo un buen plato de verduras al horno acompañadas de pasta integral y de postre fruta de temporada. Por la noche para terminar la jornada, judías verdes con patata asada y un yogur, pueden ofrecer una opción muy digestiva.

Existen en el mercado gran variedad de leches vegetales, con alto contenido en fibra, como las de avena, arroz o espelta, que son una alternativa perfecta para el desayuno o para beberlas a media mañana.

Las ensaladas y cremas de verduras son alimentos muy fáciles de preparar y pueden introducirse en la dieta de los niños, siempre combinándolos con otros alimentos que les resulten más gratos. Es una buena manera de motivar sus sentidos y alimentarles sin presión.