Guía útil para lograr una dieta infantil equilibrada

Los adultos tenemos, habitualmente, una preocupación fundamental: ofrecer una alimentación adecuada a nuestros pequeños.

La alimentación correcta no es precisamente la que tiene mejor aceptación entre los más pequeños y conciliar las buenas costumbres con lo divertido puede ser complicado.

Entonces, ¿cuáles son las premisas que debemos tener en cuenta a la hora de elaborar un buen plan de alimentación para nuestros niños?

  1. La concienciación es importante. El diálogo y la comunicación con nuestros hijos nos ayudan a mejorar la efectividad de nuestros propósitos y nuestras conductas deben servirles como ejemplo. Si los mayores seguimos una dieta equilibrada será más fácil que ellos tomen conciencia de su importancia y la integren, de una manera natural, en su día a día.
  2. El compromiso que mantenemos en nuestra relación con los niños, el grado de atención que les prestamos y el respeto a su espacio de crecimiento son importantes. Si el niño siente el compromiso que sus progenitores mantienen con él se fortalecerán los lazos afectivos que hacen que el niño no ponga excesivos reparos a ninguna norma de comportamiento que se le procura enseñar, y esto incluye su alimentación.
  3. La flexibilidad. Es bueno ser flexible a la hora de escoger determinados alimentos. Por ello es importante contar con conocimientos lo más amplios posibles al respecto, de tal modo que podamos ofrecer un abanico considerable de posibilidades adaptadas a los diferentes momentos y paladares. Un conocimiento pobre o escaso de las propiedades de los alimentos, puede jugarnos malas pasadas a la hora de elegir entre las diferentes opciones. Una buena solución es apostar por los alimentos de temporada, seguro que acertamos y conseguimos variedad.
  4. Ir a comprar en familia. Otra forma de involucrar a los más pequeños en el ámbito alimenticio es acudir a comprar con ellos frecuentemente, de tal modo que ellos mismos puedan elegir aquellos alimentos que llamen su atención y, a su vez, sientan cierto compromiso y responsabilidad a la hora de consumirlos.