Niños cocineros contra la obesidad infantil

Hoy en día es incuestionable el éxito que están teniendo entre los niños los programas infantiles de cocina emitidos por televisión. Pero, ¿cuál es la razón o el motivo de su éxito? Puede que una de las claves pase por utilizar los alimentos como un juego y enseñar a los niños a comer desde el punto de vista infantil, es decir, jugando.

Los actuales horarios laborales provocan que los padres pasemos muchas horas fuera de casa, lo que supone menos tiempo para dedicarlo a las tareas domésticas como la cocina; este hecho, a su vez, hace que recurramos a menudo a platos precocinados y a productos elaborados, en detrimento de la cocina tradicional.

Que existan programas en la televisión o en internet que eduquen a los niños sobre temas de alimentación, tipos de alimentos y sus innumerables formas de cocinarlos y combinarlos, puede favorecer un cambio en sus hábitos, apostando por aquéllos más saludables que, por la falta de tiempo de los padres, les llevan, a menudo, a abusar de productos industriales.

Debemos tener en cuenta que una dieta pobre en frutas y verduras pero rica en azúcares industriales -tan presentes en la bollería-, en grasas saturadas y carbohidratos de baja calidad, unido a las horas que los niños pasan delante de la televisión o de las tablets, están propiciando que exista un incremento importante de obesidad infantil, que está alcanzando unos niveles preocupantes según los expertos. Las voces de alarma se están haciendo sentir en forma de advertencias sobre la necesidad de que los niños jueguen más con juegos tradicionales, como los de antes, que pasen menos horas delante del ordenador o de la televisión y que, sobre todo, tomen conciencia de la importancia de una buena alimentación.

Esta educación indudablemente empieza en casa, con el ejemplo que debemos dar los padres, alimentándonos adecuadamente nosotros, en primer lugar. Los modelos son importantes a edad temprana; debemos aprovechar el tiempo que pasamos con ellos para hacer hincapié en este factor tan necesario para su vida, de tal modo que este tiempo que compartamos con ellos, sea productivo y, sobre todo, prestemos atención a las recomendaciones de los expertos. Hagamos que vuelvan a correr y a que tomen alimentos que les ayuden tanto a su rendimiento físico como mental y a sentirse psicológicamente bien con su imagen, garantizándoles, a largo plazo, una buena salud.