Síntomas de la diabetes infantil

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por el aumento de los niveles de glucosa en sangre. Las personas con esa enfermedad, no pueden aprovechar adecuadamente la glucosa procedente de los alimentos, lo que conlleva problemas metabólicos y pérdida de peso.

Cerca del 8% de la población mundial tiene diabetes, es decir, unos 550 millones de personas de las cuales, 25 millones tienen diabetes tipo 1. En España cerca del 95% de los niños y adolescentes que tiene diabetes, tienen diabetes tipo 1.

La diabetes tipo 1 aparece generalmente en individuos de 0 a 20 años y se considera una de las enfermedades infantiles crónicas más frecuentes en los países desarrollados, caracterizándose por la disminución de la producción de insulina por parte del páncreas. También existen la diabetes tipo 2, más frecuente entre la población adulta; la diabetes monogénica, de causa genética u otros tipos de diabetes derivadas de determinados estados o enfermedades.

Las personas que padecen diabetes tipo 1 necesitan inyectarse insulina cada día. La insulina es necesaria para ayudar a la glucosa a penetrar en las células del cuerpo para producir energía.

La diabetes tipo 2, que se produce cuando el organismo es incapaz de utilizar adecuadamente la insulina que sintetiza, puede ser debida al sobrepeso y a la escasa actividad física.

El diagnóstico precoz es fundamental si deseamos evitar las complicaciones derivadas de esta enfermedad.

Los síntomas más evidentes pueden ser:

  • Orina frecuente, a veces incontinencia nocturna y más volumen del habitual.
  • Mucha sed
  • Hambre excesiva
  • Pérdida de peso repentina
  • Fatiga, somnolencia
  • Dificultad para poner atención
  • Irritabilidad
  • Náuseas y mal aliento
  • Dolor de estómago
  • Respiración rápida
  • Visión borrosa
  • Lentitud para cicatrizar heridas
  • Hormigueo de manos
  • Infecciones recurrentes

Si detectamos alguno de estos síntomas, es preciso acudir al médico para que realice la valoración pertinente.